Agenda

28 de juny, 19.00h: Concentració 28J.Estàtua dels Despullats. Organitza: Gènere Lliure.

30 de juny, 20.00h: Cicle "Palestina amb ulls de dona". Pel·lículaDiaries, de May Odeh (2010). Casal Popular Sageta de Foc. Organitza: Cau de Llunes, Hora Violeta I BDS Tarragona.

Propera assemblea:Contacta amb nosaltres si hi vols participar!


dilluns, 15 de febrer de 2010

NOU CAS DE VIOLÈNCIA DE GÈNERE

El passat 9 de febrer va tenir lloc un nou cas de violència de gènere, aquesta vegada al municipi d’Alcover. L’home, de 40 anys, havia estat jutjat per maltractaments aquell mateix dia i condemnat a passar 6 mesos a la presó. Després d’ assassinar la seva dona, va esquarterar-la, distribuint les seves restes al llarg de 70 km per la carretera AP-7. Els mossos d’esquadra, en no saber res de la víctima des del passat dimarts, van inspeccionar casa seva, on van trobar les restes de sang. Seguidament, Domingo Miguel Calvo, que també tenia un ordre d’allunyament de la víctima, va confessar el crim.

Des de Cau de Llunes volem alçar la veu per condemnar aquest assassinat no com un fet aïllat, sinó com una nova mort per violència masclista, una més entre les desenes que han tingut lloc al llarg dels últims mesos. Una nova víctima mortal del patriarcat, en definitiva, un sistema que oprimeix les dones i que permet que els homes puguin abusar del poder sobre les seves víctimes fins arribar a l’extrem d’assassinar-les.

Tanmateix, aprofitem per expressar el nostre condol per aquesta i totes les morts per violència de gènere, al mateix temps que animem a tota la societat a lluitar per combatre el sistema patriarcal i el sexisme per tal que puguin deixar de produir-se situacions similars.

1 comentari:

ROSAURA ha dit...

A nivel general, las violencias ejercidas contra las mujeres han sido denominadas con distintos términos: sexista, patriarcal, machista, viril o violencia de género, entre otros. En todos los casos la terminología indica que se trata de una realidad social con características diferentes de otras formas de violencia. Este tipo de violencia se ejerce en el marco de las desiguales relaciones de poder entre mujeres y hombres. Es una de las expresiones más graves y devastadoras que destruye vidas e impide el disfrute de los derechos fundamentales, la igualdad de oportunidades y las libertades. (Amorós, 1999; Bunch y Carrillo, 1994; Ferrer y Bosch, 2000; Tinker, 1990).
La violencia machista se concreta en una diversidad de abusos que sufren las mujeres, las niñas y los niños. A partir de aquí se distinguen distintas formas de violencia, física, psicológica, sexual y económica, que tienen lugar en ámbitos concretos, en el marco de unas relaciones afectivas y sexuales, en los ámbitos de la pareja, familiar, laboral y socio-comunitario. Dentro de este último podemos identificar algunos tipos de violencia tales como las agresiones sexuales; tráfico y explotación sexual de mujeres, niñas y niños; la mutilación genital femenina o riesgo de padecerla; los matrimonios forzados y la violencia derivada de los conflictos armados. (Herzberger-Fofana, 2000; Lorente, 1999; Martin E. y Martín M, 2001).

Lo anterior indica reconocer también que la violencia machista se inserta dentro de una sociedad patriarcal en donde prevalecen relaciones de desigualdad entre hombres y mujeres. En dicho contexto, el patriarcado se concibe como “una estructura de relaciones sociales que se apoya en las diferencias físicas, de edad y de sexo y al mismo tiempo las dota de significado social, lo que quedan deificadas y producen subjetividades” (Izquierdo, 1998: 223). Desde ese punto de vista hablar de las distintas violencias contra la mujer que se ejercen en el ámbito socio-comunitario implica volver la mirada a un conjunto de relaciones sociales signadas por profundas desigualdades en las que se reflejan posiciones de poder de los hombres con respecto a las mujeres. Y ello implica también considerar el círculo de la dependencia y por lo tanto de la indefensión de las mujeres a la hora de romper con la espiral de violencia que se ejerce contra ellas.

Por último, vale la pena resaltar que gracias al papel del movimiento de mujeres y de la teoría feminista se ha pasado de percibir la violencia machista en general como un fenómeno aislado y privado, a considerarla como un grave problema que afecta a gran parte de la otra mitad de la población, con todo lo que ello comporta. Y gracias a esas luchas por la igualdad hoy se puede hablar de un compromiso a todo nivel que se inserta dentro de los Derechos Humanos en general y en las diferentes leyes que se han generado para la protección de las mujeres.

Por todo ello os animo a seguir haciemdo visible el terrorismo machista y el dolor de las minorías.

Os dejo para acabar con la reflexión de un genio:
Mario Benedetti- Es muy grave que un solo hombre pueda vivir distraido de esta realidad, pero es mucho peor y más atroz si es la humanidad los que pasamos y nos encogemos de hombros.